¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a sentirse mejor cuando tiene gripa?

El invierno es una época donde las enfermedades respiratorias aumentan. Te decimos cómo ayudar a tu peque.

Para ayudar a tu hijo cuando tiene tos o resfriado el Dr. Jay L. Hoecker, especialista en pediatría y médico emérito de Mayo Clinic nos da las siguientes recomendaciones:

Ofrécele líquidos. Los líquidos como el agua, el jugo y el caldo pueden ayudar a hacer más acuosas las secreciones. Los líquidos calientes, como el té o el caldo de pollo, pueden tener un efecto calmante, mejorar el flujo del moco nasal y aflojar las secreciones respiratorias.

Usa un humidificador de vapor frío. Puede ayudar a que se estrechen los pasajes nasales y a aflojar las secreciones nasales.

Utiliza una perilla de succión. Usa este dispositivo en un bebé o un niño pequeño para sacar las secreciones de la nariz.

Usa solución salina para la nariz. La solución salina de venta libre pueden ayudar a mantener los pasajes nasales húmedos. Con los niños más pequeños, usa las gotas nasales de solución salina; con los niños más grandes, usa un espray de solución salina nasal o una irrigación nasal con solución salina.

Ofrécele comida y bebida fría o congelada. El helado, las paletas heladas de fruta, el hielo y las bebidas frías pueden venir muy bien cuando la garganta está irritada.

Anímalos a hacer gárgaras con agua salada. Los niños de 6 años en adelante pueden hacer gárgaras con agua salada para aliviar el dolor de garganta.

Ofrécele caramelos duros. Los niños de 5 años en adelante pueden chupar caramelos duros para encontrar alivio. Los caramelos duros son tan eficaces como las pastillas medicadas para la garganta y tienen menos probabilidad de causar efectos dañinos. No obstante, los caramelos duros presentan el peligro de atragantamiento y, por ello, no son recomendables para niños más pequeños.

Loading...
Close
Contador de visitas y estadísticas
empresa diseño gráfico